Grand Balcon Nord, de Plan de l'Aiguille a Montenvers (Alpes)

agosto 27, 2016



FECHA: 13 de agosto de 2016
ITINERARIO: Ruta Grand Balcon Nord: Plan de l’Aiguille – Signal de Forbes – Montenvers Mer de Glace
ALTITUD MÍNIMA Y MÁXIMA: 1913 metros (Montenvers); 2317 metros (Plan de l’Aiguille).
DESNIVEL ACUMULADO: Ascenso 213 metros, descenso 590 metros.
DISTANCIA: 6,78 kilómetros.
DURACIÓN:
–    1 hora y 45 minutos a la Signal de Forbes (35 minutos de descanso).
–    2 horas y 45 minutos a Montenvers.
DIFICULTAD:
-    Ruta muy sencilla, para todos los públicos. Siempre muy transitada (incluso en exceso).
-    Únicamente presenta algo de desnivel positivo en el ascenso a la Signal de Forbes.
CLIMATOLOGÍA: día muy soleado y temperatura agradable.
ATENCIÓN:
-    Sin dificultades reseñables en verano. Con nieve posiblemente la cosa cambie.
-    Transitadísima, llega a ser agobiante.
-    Las vistas son espectaculares en todo momento, pero sobre todo al llegar a la Signal de Forbes.

Puente del 15 de agosto, decidimos realizar una escapada de 3 días, volando  a Ginebra y allí alquilando un coche para llegar a Chamonix. Pasamos una jornada entera en Chamonix, subiendo al teleférico de l’Aiguille du Midi y posteriormente el “Mont Blanc Panoramic”, que se dirige desde l’Aiguille du Midi (a 3842 metros de altitud) a la Punta Helbronner, en Italia (a 3466 metros). Ver más info.
El teleférico de regreso desde l’Aiguille du Midi lo tomamos sólo hasta el punto intermedio, el Plan de l’Aiguille, situado a 2317 metros de altitud.
En este punto, abarrotado de turistas, senderistas y montañeros, comenzaremos la ruta. Hay un bar con unas vistas estupendas a l’Aiguille du Midi, la verdad es que apetece sentarse a tomar una cerveza.

Caminar vs cerveza, qué difícil elección.
Nosotros nos disponemos a realizar la ruta conocida como Grand Balcon Nord, que nos lleva desde Plan de l’Aiguille a la estación de tren de Montenvers, situada junto al glaciar más grande de Francia: la Mer de Glace (mar de hielo).
En morado, la ruta realizada.
Ruta según el GPS.
Perfil de la ruta.
Escala MIDE de dificultad. Fácil, fácil...

El camino comienza con un suave descenso por una senda bien marcada, con un gran panel indicador. Vemos a numerosas personas, de toda condición física, edad, equipación y simpatía, que llegan a Plan de l’Aiguille como destino final de su ruta.

Inicio de la ruta, bien señalizado. Todo el camino dispone de frecuentes carteles indicadores.
Nos detenemos constantemente a tomar fotografías, puesto que el paisaje es increíble. A nuestras espaldas vemos el teleférico que sube a l’Aiguille du Midi. A su izquierda el Glacier des Pélerins, y más a la izquierda numerosas y verticales agujas (Aiguille du Peine, Aiguille des Pélerins, Aiguille de Blaitiere…).
En unos 15 minutos llegamos al refugio de Plan de l’Aiguille, en el que existe una bonita terraza con bar/restaurante y unas vistas espectaculares al valle de Chamonix, Aiguille du Midi y Glacier des Bossons, entre otros.
Inicio de la senda, con una buena panorámica.
Estación de teleférico de Plan de l'Aiguille. Se ve el segundo tramo de teleférico, hacia la Aiguille du Midi (3842 m).
Refugio de Plan de l'Aiguille.
¿Apetece tomar algo? Al fondo, las casas de Chamonix.
Allí existe un cruce de caminos, pudiendo desviarnos hacia Chamonix. Nosotros, sin embargo, seguimos en dirección a Montenvers Mer de Glace.
El camino transcurre ahora a media ladera, descendiendo suavemente y atravesando pequeños riachuelos que provienen de los glaciares. En todo momento, a nuestra izquierda, el valle de Chamonix, unos 1000 metros más abajo. A nuestra derecha, imponentes montañas nevadas, rozando el cielo.
La senda, como hemos dicho, no tiene pérdida, puesto que aparte de estar muy bien conservada, tiene carteles indicadores bastante frecuentes. Además, siendo sábado y en verano, está transitadísima (excesivamente, se podría decir).
El camino transcurre a media ladera, en un terreno abierto (pulsar para ampliar).

Espectaculares agujas a nuestra derecha.

Vista atrás. Grandioso.

El Glacier de Baltière se abre paso entre las afiladas agujas.

Precioso paisaje alpino.

Enormes glaciares.

La senda serpentea a media ladera, en un entorno idílico.
Cuando llevamos 1 hora y 20 minutos de camino, encontramos un desvío a través de cuyos dos ramales podemos llegar a Montenvers. En uno de ellos pone “recomendado”. Nosotros hacemos caso, así que tomamos el desvío de la derecha. (Como después veremos, este es mucho mejor porque asciende a la Signal de Forbes, con unas panorámicas de los valles mucho mejores que el otro desvío).
El camino comienza a ascender con pendiente notable, realizando varias lazadas por un terreno algo arbolado. Nos dirigimos hacia el collado de la Signal de Forbes.
Al terminar este tramo arbolado llegamos a una zona de pequeños bloques de piedra, dirigiéndonos hacia el este, con la magnífica e imponente silueta de Les Drus al fondo, tapada a ratos por las nubes. Se trata, posiblemente, de una de las estampas más relevantes del camino.
Recomendamos tomar el desvío de la derecha ("Itinerarire conseillé").

Amplio valle.

Último tramo de ascenso, por pequeños bloques de piedra.
Les Drus, tapada en partes por las nubes. Ambiente de altísima montaña.

El camino vira ligeramente a la derecha, en ascenso, para llegar por fin a la Signal de Forbes (2198 metros de altitud) cuando llevamos poco más de 5 kilómetros de ruta (1 hora y 50 minutos).
En este punto nos detenemos a comer y, sobre todo, a disfrutar del inmenso paisaje.
Tenemos justo debajo al glaciar más grande de Francia, la Mer de Glace. Aunque en claro retroceso, todavía tiene una longitud de 7 km, una superficie de 35 km2 y más de 200 metros de espesor en algunas zonas. Realmente increíble, aunque viendo las marcas en la montaña del espesor que tuvo anteriormente, el retroceso es impresionante.
Detrás del glaciar, al fondo, vemos numerosas montañas, entre las que destacan las Grandes Jorasses (4208 metros), Dôme de Rochefort (4015 m), Dent du Géant (4013 m), Aiguille de la République (3305 m) y Aiguille des Grands Charmoz (3445 metros).
Contemplamos el paisaje durante más de media hora, tomando numerosas fotos y pensando que, probablemente, sea uno de los lugares más bellos en los que hemos estado.
Signal de Forbes, a 2204 metros de altitud, según el cartel indicador.

Aiguille de la République y Aiguille des Grands Charmoz (3445 m). Tapada por las nubes está la Aiguille de Blaitière.

Reconocemos, entre otras a  las Grandes Jorasses (4208m), Dôme du Rochefort (4015 m) y  Dent du Géant (4013 m). En primer plano la Mer de Glace.
Decidimos reemprender la marcha, que ahora ya continúa en franco descenso hasta la pequeña estación de tren de Montenvers (situada a 1913 metros de altitud), a la cual llegamos tras algo más de 2 horas y 40 minutos de marcha, contando paradas.
En la estación de tren disponemos de bar, restaurante, baños, etc… También hay numerosísimos turistas que aprovechan la facilidad de montar en el tren cremallera que parte de Chamonix y les acerca a este paisaje de ensueño. Desde la estación la vista del glaciar y el valle también es espectacular.
Además, si disponemos de tiempo de sobra (no fue nuestro caso), podemos o bien tomar un pequeño teleférico o bien caminar durante aproximadamente media hora más para llegar a los hielos del glaciar y visitar una gruta construida dentro del mismo.
Nosotros, sin embargo, únicamente tomamos el tren cremallera que nos deja en Chamonix tras un agradable paseo de unos 20 minutos.
Tramo de descenso desde la Signal de Forbes hacia Montenvers.

Llegando a Montenvers.

Bellísima panorámica la que tenemos desde la zona de la estación de tren.
En conclusión, se trata de una ruta fácil, breve y con unas vistas espectaculares, apta para cualquier persona con un mínimo de preparación física. Recomendadísima.




Te puede gustar...

0 comentarios