Tuca de Salvaguardia (2738 m)

septiembre 10, 2016



FECHA: 21 de agosto de 2016
ITINERARIO: Hospital de Benasque - Puyadeta d'es Aranesos – Portillón de Benás – Tuca de Salvaguardia – Portillón de Benás – Ibón inferior de Vilamorta – La Besurta – Hospital de Benasque.
DESNIVEL: 1060 metros positivos.
DISTANCIA: 17,34 kilómetros.
DURACIÓN:
                    1 hora 45 minutos hasta el Portillón de Benás (10 minutos de descanso).
                    2 horas 45 minutos hasta la Tuca de Salvaguardia (40 minutos de descanso).
                    4 horas hasta el Portillón de Benás.
                    5 horas y 20 minutos hasta el Ibón Inferior de Vilamorta (descanso 15 minutos).
                    5 horas y 45  minutos hasta La Besurta.
                    6 horas y 50 minutos hasta el coche.
DIFICULTAD:
                    El tramo de la sirga, dotado de una cadena,  no es complicado pero no gustará a aquellos que tengan vértigo. En caso de estar mojado extremar la precaución.
                    Encontrar la senda que se dirige al Ibón inferior de Vilamorta no es fácil, requiere cierta orientación.
CLIMATOLOGÍA: día soleadísimo y sin una sola nube. En cambio, en la vertiente francesa, mar de nubes.
ATENCIÓN:
-  Ausencia de agua para beber durante el camino (hay algún riachuelo y los ibones, pero por lo transitado de la zona no parecen aguas adecuadas para el consumo).
-  La vista del Macizo de las Maladetas es inmejorable.
La Tuca de Salvaguardia, desde aproximadamente el inicio del camino (foto tomada de regreso).


La Tuca de Salvaguardia, también conocida como Tuca de Cabellut, es, sin duda, uno de los mejores miradores del Pirineo. Situada estratégicamente frente a la cara norte del Macizo de las Maladetas, nos permite contemplar los glaciares de las montañas más altas del Pirineo.
Debemos desplazarnos a la localidad de Benasque/Benás, y continuar por la carretera en dirección norte. Un poco antes de finalizar la carretera (recordamos que estaba proyectada la conexión con Francia, pero las obras se abandonaron), encontramos un desvío hacia los Llanos del Hospital de Benasque. Allí encontramos un gran aparcamiento y un coqueto hotel, en un entorno incomparable.

Bonito hotel en un entorno idílico.


En temporada veraniega es recomendable madrugar para encontrar con más facilidad aparcamiento en la zona, puesto que se trata de uno de los destinos más populares del Pirineo, como ya veremos.
Son las 08:30 de la mañana cuando comenzamos a caminar en dirección este. El camino comienza en un verde prado, por el que transcurre caprichoso el río Ésera, en estos momentos a unos 1750 metros de altitud.
Desde el inicio de la ruta ya vemos nuestro objetivo. Más abajo, a la derecha, la Peña Blanca, por donde subiremos.


Caminamos a buen ritmo por este tramo, a modo de calentamiento, y en unos 15 – 20 minutos llegamos a un cartel indicador que debemos tomar hacia la izquierda (hacia la derecha es el camino habitual que lleva hasta la Besurta y el Forau d’Aiguallut). Desde dicho cartel vemos, enfrente, la Peña Blanca, por donde pasa nuestro camino antes de llegar al Portillón de Benás.
El camino ahora empieza progresivamente a ganar pendiente, aunque sin llegar a ser una pendiente dura. Transcurre en todo momento por la margen izquierda de un pequeño riachuelo que viene desde la Peña Blanca.
A nuestras espaldas, mientras vamos ganando altura, podemos divisar ya las cumbres de algunos picos, como por ejemplo las Tucas de Lliterola; a nuestra derecha empezamos a ver  las nevadas cumbres de los tresmiles de la zona.
Tramo en que se acentúa la pendiente, por la Puyadeta d'es Aranesos.

Camino bien señalizado, evidente.
Pronto comenzamos a ganar unas magníficas vistas.


Continuamos subiendo por la Puyadeta d'es Aranesos, y poco a poco van desapareciendo los árboles, convirtiéndose en una zona de prados, aproximadamente a unos 2200 metros de altitud.
Tras algo más de 1 hora y media llegamos a un cruce señalizado con un poste de madera, en el que nuestro camino confluye con los que vienen del Portillón de Benás, del Puerto de la Picada  y de la Besurta.
Desde dicho poste de madera hasta el Portillón de Benás nos quedan simplemente 5 minutos de fácil camino.

Llegando al Portillón de Benás, que nos separa de la casi siempre nublada vertiente francesa.


El Portillón de Benás es un estrecho paso entre la Tuca de Salvaguardia y el Pico de la Mina, a 2444 metros de altitud. Se trata de un paso natural que comunica la Ball de Benás con el vecino valle francés, en el que se encuentran los Lacs Boums du Port. El Portillón fue utilizado en primer lugar como paso de peregrinos que se hospedaban en el Hospital (situado en lugar distinto al actual); para posteriormente ser utilizado como paso de gente en la Guerra Civil española y más actualmente por turistas y montañeros.
Las vistas desde el Portillón de Benás son envidiables, con el espectacular macizo de las Maladetas hacia el sur. Al norte asoman las azules aguas de uno de los pequeños ibones franceses.
Aprovechamos el lugar para tomar unas cuantas fotografías, comer algo e hidratarnos, puesto que el sol nos golpea con fuerza. Saludamos a numerosos montañeros y turistas, algunos bien preparados y otros…no tanto. Es curiosa la romería de gente que va a subir hoy este pico, que si bien es fácil, requiere preparación física y material adecuado.
Placa informativa, situada en el Portillón de Benás.

Vistazo hacia los ibones de la vertiente norte.

Macizo de las maladetas. En los glaciares ya aflora bastante hielo.

Pllan d'Estañ, desde las alturas. En época de deshielo esta zona se convierte en un lago.


El camino hacia el Pico Salvaguardia surge unos metros antes de llegar al Portillón, por su parte izquierda.
Va ascendiendo por una senda bien marcada, ganando metros con rapidez por medio de terreno herboso. En varios momentos el camino cruza zonas de piedra que, con lluvia o nieve, pueden entrañar cierto peligro.
Nos queda recorrer el camino del Portillón a la cima.


A los 20 minutos llegamos a la zona de la sirga. Es una de estas zonas de piedra que, a pesar de no ser demasiado aérea ni peligrosa, sí que es mejor pasar asegurados. La sirga se encuentra en muy buenas condiciones y nos permite aferrarnos a ella con tranquilidad.
Pasada la sirga, en 15 minutos más llegamos, por una senda ya sin problemas, hasta la cima de la Tuca de Salvaguardia o Tuca de Cabellut. En total hemos empleado hasta ahora unas 2 horas y 45 minutos.

Paso de la sirga. No entraña gran dificultad.
Últimos metros a cima.


Las vistas desde la cima son espectaculares en todas las direcciones.
Hacia el norte vemos un mar de nubes que solo permite asomarse a las cumbres más altas; y a nuestros pies los Lacs Boums du Port.
Hacia el este asoma la Tuca de la Mina; y progresivamente aparecen el Puerto de la Picada, Tuca del Puerto de la Picada, Tuca Blanca de Pomero, Picos Forcanada, Plan dels Aigualluts, Tuca Cap de Toro, Tuca de Mulleres, Tuca de Salenques, Tuca de Aiguallut, Aneto, Maldito, Maladeta, Pico de Alba...La lista es casi interminable.
Podemos afirmar que nos encontramos en el mejor mirador del macizo de las Maladetas, y uno de los más espectaculares del Pirineo.
Lacs Boums du Port y mar de nubes en la zona francesa.

Posets y compañía.

Aneto, Maladetas, Alba, etc...

Mar de nubes en la zona francesa.

Zoom con detalle al Aneto.

Compartimos cima con una docena de montañeros, que charlan entretenidos. Tomamos las fotografías de rigor y comemos algo, aprovechando el día soleado y sin apenas viento. Nos quedamos tres cuartos de hora en cima, decidiendo descender pronto para prolongar un poco la ruta visitando, quizá más tarde, el Ibón inferior de Vilamorta.
El camino de descenso del Salvaguardia se hace cómodo, por lo que descendemos rápidamente. Llegamos de nuevo al Portillón de Benás, muy concurrido por montañeros que vienen tanto de la vertiente francesa como de la aragonesa.
Nosotros seguimos nuestra ruta, ahora en dirección a la Besurta. Al principio la senda se dirige hacia el este, llaneando o en suave descenso. Vale la pena echar la vista atrás de vez en cuando, puesto que la imagen del Salvaguardia desde este punto es impactante. ¡Parece mentira que hayamos subido por ahí!
Vista atrás hacia el Salvaguardia.


Una vez superada una pequeña charca a nuestra izquierda (que a finales de verano puede estar seca), el camino comienza a descender mediante amplias lazadas.
En este momento debemos prestar atención, puesto que de una de las lazadas del camino principal parte una senda, poco pisada (y no señalizada) que nos lleva al Ibón inferior de Vilamorta. Durante unos 15-20 minutos alternamos tramos de senda con tramos en los que debemos fiarnos de nuestro sentido de la orientación. Sin embargo, dado que el ibón se encuentra justo enfrente de nosotros, encontrarlo no debe suponer ningún problema.


Pequeña charca que puede estar seca en verano (foto tomada en noviembre 2015).


Llegamos a la orilla del Ibón inferior de Vilamorta a las 5 horas y 20 minutos del inicio de la ruta. Se trata de un pequeño lago de montaña, de tonalidad azul oscura, escondido en un rincón recóndito del valle. Nos sentamos durante unos breves minutos a descansar un poco, junto con varias familias que se han acercado caminando desde La Besurta, a solo 10 minutos de aquí (hay que recordar que, en periodo estival, existe un autobús que realiza la ruta desde el Hospital de Benasque a La Besurta, estando el tráfico cerrado a vehículos particulares).
Orientándonos por tramo boscoso, antes de llegar al Ibón inferior de Vilamorta.

Ibón inferior de Vilamorta.

El ibón está en un entorno espectacular.

Reemprendemos la marcha por un camino suave y ahora bien señalizado, hasta llegar a la Besurta. A pesar de que nos planteamos el tomar el autobús de vuelta, creemos que el regreso al Hospital de Benasque por la pista (en lugar de por la senda) va a ser muy cómodo y así podremos disfrutar de las espectaculares vistas del valle.
Regresamos al coche por la pista. El valle es espectacular.

Recorremos la pista, cruzándonos en un par de ocasiones con los autobuses, y llegamos al coche de nuevo tras casi 7 horas de camino.
 
Escala MIDE de dificultad.
Perfil de la ruta.
Ruta realizada.
Ruta realizada según el GPS.

Ha sido una bonita jornada, visitando uno de los mejores miradores del Pirineo. Sabemos, sin duda, que volveremos en muchas más ocasiones.




Te puede gustar...

0 comentarios