Viaje a Vietnam. Zona desmilitarizada: Túneles de Vinh Moc y río Ben Hai

febrero 23, 2017


Posando justo en medio del puente Hien Luong, que separaba Vietnam en dos mitades.
En 1954, al finalizar la primera Guerra de Indochina, Vietnam quedó separado en 2 mitades tras la convención de Ginebra de ese mismo año. Por un lado Vietnam del Norte, controlada por el líder comunista Ho Chi Minh; por el otro Vietnam del Sur.
Se definió una línea imaginaria, correspondiendo con el río Ben Hai y próxima al paralelo 17, para delimitar las dos partes de Vietnam. A ambos lados de dicha línea se estableció una “zona desmilitarizada” (DMZ por sus siglas en inglés), con una extensión de 5 kilómetros a cada lado.
Sin embargo, la DMZ fue una de las zonas que sufrió con mayor virulencia los bombardeos en los años siguientes. Los lugareños, fundamentalmente campesinos, eran reacios a abandonar sus tierras; por dicho motivo comenzaron las excavaciones de los túneles bajo la aldea de Vinh Moc, con la idea de protegerse de los bombardeos.
Actualmente la DMZ, situada a unos 90 kilómetros al norte de Hue, es uno de los atractivos turísticos más “culturales” de Vietnam. 
Entrada al puente Hien Luong, en su parte norte. Al fondo se aprecia el Monumento a la Reunificación.
El lugar más interesante de la DMZ son los túneles de Vinh Moc. Construidos en 1965 por los lugareños para protegerse de los constantes bombardeos en la zona, fueron empleados como refugio a lo largo de 6 años; hasta un máximo de diez días seguidos sin poder salir a la superficie. Con unos 80 centímetros de ancho y poco más de metro y medio de alto, los  túneles tenían una longitud de casi 3 kilómetros. En su interior, oscuro y húmedo, llegaron a convivir hasta 300 personas a la vez, disponiendo de un único baño. Debido a los bombardeos, incluso hubo mujeres que dieron a luz en el interior de los túneles (se estima que fueron 17 los niños que nacieron allí).
Además de los túneles, el puente Hien Luong, el cementerio Truong Son o las bases militares de Khe Sanh y Doc Mieu son otros lugares recomendados para visitar.
Desde Hue se pueden realizar excursiones guiadas de medio día o día entero por la zona (en torno a 15$); otra opción es ir en motocicleta. Para los que se desplazan desde la zona de Phong Nha hasta Hue, existen autobuses (algo más caros que los normales) que realizan paradas en los puntos más interesantes de la DMZ. Esta última fue la opción que nosotros escogimos.
Entrada a uno de los túneles, que se pueden visitar.
Nuestra experiencia
Suena el despertador a las 05:40, preparamos las mochilas y bajamos a desayunar. A pesar de que todavía no es la hora de desayunar, la encantadora dueña del Linh’s homestay nos prepara unos tés y algo de comer.
Hemos reservado, en el propio Linh’s homestay, el transporte hacia Hue. Si bien existe la opción de ir directamente a esta ciudad por unos 220000 dongs (poco menos de 9€); nuestra reserva incluye una visita guiada a los túneles de Vinh Moc y al puente Hien Luong. Son 500000 dongs por persona (20 €) y, aunque algo más caro, nos hará ameno el trayecto y podremos conocer un par de puntos de Vietnam que de otra manera no conoceríamos.
A las 7 en punto, puntual, nos recoge  la furgoneta en la que vamos a viajar junto a 7-8 viajeros más.
Nuestra primera parada es en los túneles de Vinh Moc. Primero visitamos un pequeño museo en el que destacan las fotografías de las duras condiciones de los vietnamitas que vivieron en los túneles.  
Esquema de los túneles, con diferentes alturas y hasta 13 salidas al exterior. Interesante el museo de los túneles.
Después caminamos unos centenares de metros, en dirección a la playa, hasta encontrar una de las múltiples entradas a los famosos túneles. Dicha entrada es angosta y en cuanto avanzamos unos pocos metros bajo tierra la sensación es realmente claustrofóbica. Inspiramos profundamente, cuesta encontrar el oxígeno en ese ambiente viciado. Apenas podemos caminar erguidos, resulta prácticamente imposible cruzarse dos personas. Estremece pensar cómo los aldeanos de Vinh Moc pudieron pasar días enteros en los túneles.
El recorrido por el subsuelo dura unos 15-20 minutos, en los que vemos las pequeñas estancias que hacían función de baño, salas de reuniones, maternidad, etc… 
Entrada nº 5, por la que comienza nuestra visita.

Los túneles son angostos y oscuros (foto con flash).

En el interior de los túneles había pequeñas estancias donde las familias podían llegar a pasar hasta 10 días.

80 centímetros de ancho y poco más de 150 cm de alto. Claustrofóbicos.
Agradecemos el salir a respirar aire puro al finalizar la visita.
De regreso a la furgoneta vemos algunos cráteres de bombas que cayeron en la zona, así como proyectiles que se recuperaron al finalizar la guerra. Ver todo esto invita a reflexionar, sin duda.
Uno de los cráteres que dejaron las bombas en la zona.

Proyectiles de la guerra.
Continuamos la ruta por carretera hacia el sur hasta llegar, en unos pocos minutos más, al río Ben Hai, el cual dividía Vietnam en dos partes. Aparcamos junto a una gran bandera vietnamita, situada en lo alto de una gran plataforma de coloridos murales de estética soviética.
Torre de la bandera.

Coloridos murales en la torre de la bandera.
Nos acercamos a un pequeño museo presidido por una gran estatua de Ho Chi Minh. El museo ofrece un pequeño acercamiento a la guerra de Vietnam, y desprende un marcado carácter victorioso y nacionalista.
Una gran estatua de Ho Chi Minh preside la entrada al museo.
Desde el museo, caminando, llegamos al puente Hien Luong, el cual cruzamos paseando tranquilamente. No se trata del puente original, destruido en varias ocasiones durante la guerra; sin embargo, fue restaurado cuidadosamente siguiendo el modelo de los años 50. 
Entrada al puente Hien Luong por su cara norte.

Puente Hien Luong, sobre el río Ben Hai. Reconstruido en 1999.

Vista atrás, hacia la parte norte.
En la parte sur del puente encontramos el gran Monumento a la Reunificación, formado por seis gigantescas plumas, simbolizando la paz.
Tras la visita, continuamos la ruta por carretera hacia nuestro siguiente destino: Hue.
Monumento a la Reunificación.

Te puede gustar...

0 comentarios