Ho Chi Minh City. Paseando por la antigua Saigon

marzo 30, 2017


Con la estatua de Ho Chi Minh, frente al edificio del Comité Popular.

Ho Chi Minh City (HCMC) es la ciudad más grande y poblada de todo Vietnam; con más de 8 millones de habitantes (que superan los 15 si contamos el área metropolitana), constituye el principal polo económico e industrial del país.
La vieja Saigon, como se la conocía desde la época colonial francesa (en que era capital de la Conchinchina) hasta 1975; tiene una historia más que interesante y, fruto de ello, ofrece al viajero numerosos lugares que merece la pena visitar. 
Paseando por las calles de Ho Chi Minh City.
Si bien la ciudad es muy extensa, gran parte de sus lugares más importantes se pueden recorrer a pie, siendo precisos solo 1-2 días para conocer con cierta profundidad HCMC. Así pues, tomando como lugar de referencia el Mercado de Ben Thang, el llegar al Palacio de la Independencia, Catedral de Notre-Dame, Ayuntamiento, Ópera o distrito financiero supondrá menos de media hora caminando.
Por otro lado, en las afueras y proximidades de la ciudad existen algunos puntos de interés, como pueden ser los túneles de Cu Chi, el templo de Cao Dai o el enorme parque Hoang Van Thu. 
Sala de recepciones, en el interior del Palacio de la Reunificación.

 Nuestro breve recorrido por Ho Chi Minh City
Llegamos al aeropuerto de HCMC a medio día; y nada más pisar tierra nos damos cuenta de que la tranquilidad de Phu Quoc se ha transformado súbitamente en un caos de gente y cláxones. Además, la lluvia hace que el día pinte todavía un poquito peor.
Habíamos solicitado que nos recogieran en el aeropuerto (a los del hotel, por 20$), por lo que nos ahorramos la búsqueda de transporte en medio de todo el barullo. Aunque, una vez allí, vemos que las compañías de taxi ofrecen transporte al centro de la ciudad por 180000 dongs (unos 7,5€) y que incluso existe un autobús (el 152) que puede llevarnos a la plaza del mercado Ben Thanh por un precio todavía menor. Vamos, que nos ha salido la jugada bastante bastante cara…
Animado tráfico en Ho Chi Minh City. Para cruzar es sencillo: lento pero constante, lento pero constante...

Llegamos al hotel, dejamos las maletas y nos ponemos los chubasqueros para salir a la calle. Sin embargo, a los 10-15 minutos comenzamos a notar esa sensación de “cosquilleo” en la tripa que poco a poco aumenta hasta ser dolor y…el resto de la tarde y noche los dos pegados al baño. Posiblemente la cena del día anterior, pensamos. La cuestión es que el primer día en la vieja Saigon no ha sido agradable, la verdad.
Hidrátate bien, que nos hace falta...
...
Nos levantamos pronto (06:00), con buen cuerpo (a pesar de lo del día anterior), y decidimos exprimir la mañana al máximo para poder conocer, al menos, lo más importante de HCMC.
Nuestro hotel está muy próximo al parque 24/9, que atravesamos para llegar a uno de los puntos más interesantes e importantes de la vida en HCMC: el mercado de Ben Thanh, situado en una de las arterias principales de la ciudad, la calle Le Loi.  
Puerta principal del mercado Ben Thanh, en la calle Le Loi.
Si bien los ciudadanos de Ho Chi Minh City realizan sus compras con asiduidad en este laberinto de pasillos estrechos repletos de objetos de todo tipo, se trata de un lugar bastante turístico. Constantemente nos ofrecerán recuerdos, camisetas o comida; a buenos precios (mejorables regateando). En este lugar debemos prestar especial atención a nuestras carteras y bolsos.
Pasillos estrechos, llenos de vida.
Difícil no encontrar algo que nos pueda gustar.
Nuestra siguiente parada es, quizá, la que más nos impactó de toda la ciudad. El Palacio de la Reunificación tiene un indudable valor histórico; es fácil recordar la imagen de un tanque norvietnamita atravesando la verja que lo protegía en abril de 1975, poniendo así fin a la Guerra de Vietnam.
Actualmente se puede visitar (siempre y cuando no haya recepciones oficiales), pagando una entrada de 30000 dongs. Por las mañanas cierra a las 11:00h, desconocemos si abre por las tardes también. Los pasillos de su interior parecen detenidos en el tiempo; su decoración, pasillos y objetos expuestos nos transportan a la década de los 70. La sala de recepciones, la vivienda del presidente y, especialmente, los sórdidos sótanos nos llamaron bastante la atención.
Los jardines y el Palacio de la Reunificación.

Detalle de la sala de recepciones, con el busto de Ho Chi Minh.

Sala de comunicaciones. Años 70 total.

Recorriendo los sórdidos pasillos.

Otra habitación, con decoración retro-futurista.

Detalle de otra de las salas de recepciones.
Tras la visita del palacio nos acercamos a la catedral, a pocos minutos caminando. La Catedral de Notre-Dame, construida en el siglo XIX, no es vistosa por dentro; sin embargo, vale la pena acercarse a contemplar el que en su época fue el edificio más alto de Saigon.
Catedral de Notre-Dame.

Vista de otra de las animadas calles de HCMC, desde el Palacio de la Reunificación.
Continuamos la visita hasta llegar al “Comité Popular”, el ayuntamiento de HCMC. Se trata de un suntuoso edificio situado en la parte alta de una enorme plaza. Allí cerca, frente a las puertas del ayuntamiento, se halla una gran estatua de Ho Chi Minh. Decenas de vietnamitas y también turistas acuden a este lugar para tomarse una de las fotos más típicas de la ciudad.
El Comité Popular, actual ayuntamiento de Ho Chi Minh City.
Primer plano a la estatua de Ho Chi Minh.
Seguimos caminando por el barrio más moderno de la ciudad, en el que todas las grandes marcas disponen de tiendas. Esto contrasta profundamente con la gran cantidad de banderas y carteles comunistas de la ciudad. No en vano, hemos de recordar que Vietnam es una República Socialista con economía de mercado (muy similar a China, vamos).
Edificio de correos.

Perfecta definición de República Socialista con economía de mercado.

Por la calle abundan carteles de este tipo.

Otro de los carteles de las calles de Ho Chi Minh City.
Pasamos por delante de la Casa de la Ópera, así como bajo los fastuosos edificios del hotel Carabelle y el Continental Saigon, famosos por haber aparecido en alguna película.
Nos adentramos después en el barrio financiero, de esbeltos rascacielos entre los que destaca la Bitexco Financial Tower, el edificio más alto de HCMC. 
Bitexco Financial Tower, el edificio más alto de la ciudad.

Pequeño pero animado callejón en el que se encontraba nuestro hotel.
Sobre las 12:30, tras una mañana bien aprovechada, regresamos al hotel para poner rumbo al aeropuerto, poniendo punto y final a nuestro viaje.
Se acaba lo bueno, se acaba nuestro viaje. Cám ơn, Vietnam!

Te puede gustar...

0 comentarios