Viaje a Vietnam. Visita a Hue, ciudad imperial.

marzo 03, 2017

Sentados en el interior de la Ciudad Imperial de Hue, uno de los lugares que más nos gustó de nuestro viaje a Vietnam.
Otro de los puntos fuertes de nuestro viaje a Vietnam fue, sin duda, el visitar la ciudad de Huế.
Situada en el centro de Vietnam, a orillas del río Sông Hương (río del Perfume), la ciudad fue capital de Vietnam desde 1802 (bajo el mandato de la dinastía Nguyễn) hasta 1945. Por este motivo, Huế cuenta con un patrimonio cultural y arquitectónico bastante notable, en el que destacan sus tumbas imperiales y su Ciudadela. No en vano, esta última fue declarada Patrimonio de la Unesco en 1993.
Aunque la ciudad resultó bastante dañada en la Guerra de Vietnam, se está llevando a cabo una profunda restauración de sus monumentos más importantes, lo que ha convertido a Huế en uno de los principales destinos turísticos del país.
 Creemos que un par de días puede ser un tiempo razonable para conocer lo más importante de la ciudad, así como para descubrir algo de su famosa gastronomía.
We love Hue!
Lo que no podemos dejar de visitar:
Ciudadela de Huế: se construyó a principios del siglo XIX. Se trata de un inmenso recinto amurallado en cuyo interior se halla el Recinto Imperial, donde hacía vida la realeza vietnamita por aquella época. La entrada a este último cuesta 150000 dongs (unos 6€) y nos permite contemplar y pasear por los numerosos templos, jardines, salas y palacios del recinto. Tranquilamente se puede emplear más de medio día en visitar toda el Recinto Imperial, dado su enorme tamaño y multitud de puntos interesantes.
Tumbas imperiales: en las afueras de Huế (taxi/moto, no se puede ir caminando) existen varios mausoleos en los que se encuentran enterrados algunos de los antiguos emperadores de Vietnam. Las más impresionantes son, sin duda, la de Tu Duc y la de Minh Mang.
Pagodas: probablemente la más importante sea la de Thien Mu; aunque la de Bao Quoc y la de Dieu De (entre otras) también son interesantes.
Río Sông Hương: algo típico en las visitas a Huế es pasear en barco por el río del Perfume.  
Un rincón de la Ciudad Imperial.
Nuestra visita
Llegamos a Huế a las 12:30; la furgoneta que nos ha traído desde Phong Nha parando en la DMZ nos deja prácticamente en la puerta del hotel. Aunque se encuentra en un callejón con un puntito algo sórdido, el hotel es (sin ninguna duda) el mejor de toda nuestra estancia en Vietnam.
Dejamos las mochilas en la habitación y decidimos salir a pasar por Huế. A pesar de que se trata de una ciudad bastante extensa, preferimos hacerlo caminando. Enseguida nos damos cuenta de que el tráfico es bastante caótico (veníamos “malacostrumbrados” por la tranquilidad de Tam Coc y Phong Nha…) y tenemos que esquivar infinitas motos para cruzar las calles.
Nuestro hotel se encuentra en la zona más animada de Huế, con numerosos hoteles, bares y restaurantes. Nos recuerda, vagamente, a la zona de Khao San Road, en Bangkok (¿pero muy vagamente eh?).
Atravesamos el puente metálico que cruza el río del Perfume hasta llegar a la otra orilla, y llegar hasta la zona de la Ciudadela (unos 35-40 minutos andando desde el hotel). Una enorme bandera de Vietnam, que se ve desde lo lejos, nos indica el punto aproximado donde está la puerta principal de la Ciudad Imperial, así que hacia allí nos dirigimos.
Llegando a la Ciudadela. Al fondo se observa la gran puerta de entrada al Recinto Imperial.

Esta enorme bandera nos puede servir como guía para llegar a la entrada.
Pagamos la entrada (150000 dongs; unos 6€) y accedemos al gigantesco recinto, por la puerta de Ngo Mon, espectacular. A pesar de haber numerosos visitantes, encontramos una agradable sensación de tranquilidad en un lugar tan enorme. En la entrada no nos entregan ningún mapa de qué visitar en la Ciudad Imperial, por lo que recomendamos que os guiéis (tal y como hicimos nosotros) con el mapa de la guía de viajes que utilicéis habitualmente. Además de la puerta de entrada, nos llaman la atención especialmente el palacio de Thai Hoa, los jardines de Co Ha, los templos de Ho Mieu…
En la entrada del Recinto Imperial.
Celebrando que ya estamos dentro, y...¡cómo nos gusta esto!

El Recinto Imperial está lleno de bonitos detalles.

En esta zona predominan los tonos rojos.
Esta foto no te la esperabas ¿eh?

El enorme recinto imperial, bajo la lluvia.

Una puerta colorida y con mil detalles.
Empleamos unas 2 horas y media en visitar todo el recinto, aunque pensamos que medio día sería el tiempo aconsejado para recorrerla tranquilamente.
Otra de las puertas en el interior del recinto.

Paseando por un larguísimo pasillo.

Detalles.

Pues parece que nos encante la lluvia.

Otra de las estancias del Recinto Imperial.
Regresamos caminando al hotel, parando de camino en un peculiar bar: el DMZ. Ambientado en la guerra de Vietnam, nos pareció un lugar entretenido para tomar algo mientras caía la fina lluvia de Vietnam (y que no nos abandonó en toda nuestra estancia en Hue).
Ya de noche, decidimos cenar en el restaurante de nuestro  hotel, el Serene Palace. En internet está puntuado como el nº1 de los restaurantes de la ciudad, así que suponemos que valdrá la pena. Y encima, como estamos alojados en el hotel, 10% de descuento. Esto hay que aprovecharlo, sin duda. El menú degustación, muy completo y exquisito, cuesta unos 280000 dongs por persona (12€).
Excelente presentación de esta ensalada en el menú degustación del Serene Palace.
...

Al día siguiente desayunamos en el hotel, sin haber madrugado demasiado, y pensamos qué visitar por la mañana. Hemos contratado (en el hotel) el autobús a Hoi An por 150000 dongs (6€), y tenemos libre hasta las 13:00.
Tras mirar un poco qué nos parece que vale la pena realmente, decidimos ir a conocer la pagoda de Thien Mu y la tumba de Tu Duc. Ambas están situadas a varios kilómetros, ya en las afueras de la ciudad, por lo que ir caminando no es una opción. Hay gente que decide alquilar moto; nosotros no lo vemos viable porque el tráfico es caótico y, además, está lloviendo. Por ello decidimos buscar a algún taxista en la calle que nos lleve a ambos lugares, negociando previamente un precio razonable.
Finalmente, encontramos a uno con el que pactamos un precio de 400000 dongs (16€) por  llevarnos a ambos sitios y esperar a que los visitemos, dejándonos en el hotel al finalizar. Si bien podríamos haber apretado algo más el precio, lo consideramos bastante justo por toda una mañana (en las agencias que vimos ofrecían algo parecido por 30€).
En primer lugar visitamos la pagoda de Thien Mu, situada a orillas del río del Perfume, unos 3 kilómetros al oeste de la Ciudadela. La entrada es gratuita y nos permite, además de ver la pagoda de forma octogonal (construida a comienzos del siglo XVII), contemplar una gigantesca campana cuyo sonido, según la leyenda, se podía escuchar a más de 10 kilómetros de distancia.
Llegando a la pagoda de Thien Mu.

En el interior del recinto de la pagoda.

Esos son los discretos barcos en los que podemos viajar por el Río del Perfume.
Más tarde nos dirigimos hacia el sudoeste de Hue, para llegar a la Tumba de Tu Duc. Fue construida entre 1864 y 1867 y alberga los restos del emperador Tu Duc. La construcción de este lujoso memorial no estuvo exenta de polémica en aquella época por su desmesurado coste; sin embargo, ahora merece la pena recorrer el lugar, realmente bello. Lo visitamos en algo menos de 2 horas, pero se podría dedicar mucho más tiempo para verlo en su totalidad.
Paseando por el recinto de la tumba de Tu Duc.

Perfectas esculturas.

Aunque parezca la misma foto que la de más arriba, ambas son en un lugar completamente distinto.

Sonriendo bajo la lluvia.

Con esta vista de la tumba de Tu Muc nos despedimos de Hue....
Al finalizar, el taxi nos lleva de nuevo al hotel donde, al poco rato, nos recogerá un sleeper bus con dirección a Hoi An. Pero eso lo contaremos en la próxima entrada del blog ;)

Te puede gustar...

0 comentarios