Ruta 66 y Costa Oeste de EEUU: introducción y preparativos

mayo 03, 2018

Existen viajes míticos, impregnados de un aura histórica y épica, hazañas soñadas que dan vueltas una y otra vez en la mente inquieta de cualquier viajero.  Entre todos esos viajes siempre suele haber algún largo recorrido en coche (los famosos roadtrip), siendo el más famoso, sin duda, la Ruta 66.
Conocida también como The Mother Road (La carretera madre), The main Street of America (La carretera principal de EEUU) o la Will Roger’s Highway (Autopista Will Rogers), la US 66 comenzó a utilizarse en 1926, aunque no fue completamente señalizada hasta el año siguiente. En 1938 se convirtió en la primera carretera íntegramente asfaltada de los EEUU.
Comienza nuestra aventura, una calurosa mañana de septiembre en Chicago.
Su trayecto original iba desde Chicago a Los Ángeles, cubriendo un total de 2448 millas (3939 kilómetros), y atravesando los estados de Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. Con el paso del tiempo fueron frecuentes algunos cambios en el trazado original, bien para circunvalar ciudades, para evitar tramos peligrosos o bien para hacerla más directa que la anterior.
Ya desde el inicio fue una ruta muy transitada; en los años treinta era utilizada fundamentalmente por los emigrantes que viajaban al oeste del país, y a partir de los años cincuenta, también por los veraneantes que querían dirigirse a la costa de California.
Con vistas al impresionante arco de Saint Louis.
La Ruta 66 generó una gran cantidad de turismo en las zonas por las que transcurría, de manera que se abrieron numerosos comercios y moteles de carretera. En torno a ella se creó una leyenda, inmortalizada en películas, series de televisión e incluso populares canciones (la más representativa, sin duda, fue Route 66 de Bobby Troup).
Pequeño descanso en la carretera.
En 1956, por idea del presidente estadounidense Dwight Eisenhower, se firmó la Ley de Autopistas Interestatales, con el objetivo de construir carreteras más rápidas y cómodas que permitieran viajar largas distancias. Por dicho motivo, la US 66 se fue abandonando progresivamente en favor de las interestatales, muchas de las cuales se construyeron paralelas a la antigua carretera (o, en algunos casos, sobre la vieja ruta).
Finalmente, tras años de paulatino declive, la mítica carretera fue descatalogada de la Red Oficial de Carreteras de Estados Unidos en 1985.
¿Os suenan estos cochecitos? Sí, en ellos está basada la famosa peli "Cars".
En la década de los noventa, en los estados de Arizona y Missouri se fundaron asociaciones para la recuperación de la célebre ruta. Pronto se unieron otros estados y se acuñó el término de Historic Route 66 (Ruta 66 histórica), comenzando a señalizarse (al menos parcialmente) la ruta originaria.
En el momento actual no es posible recorrer la ruta original en su totalidad. Numerosos tramos fueron absorbidos por las interestatales, mientras que otros se hallan increíblemente deteriorados y cubiertos de vegetación. No obstante, si preparamos bien nuestro viaje y nos hacemos con mapas detallados, podremos recorrer más de tres cuartas partes de la antigua carretera por su trazado auténtico. Y, eso sí, el espíritu de aventura y la emoción de recorrer EEUU por esta mítica carretera se mantienen intactos. 
Otro curioso punto a visitar, en Amarillo (Texas)
En los últimos años existe una pasión renovada por la Ruta 66, tanto por viajeros de todo el mundo como por los lugareños que pretenden hacerla resurgir y aumentar el reclamo turístico de la Mother Road.
Desde nuestro punto de vista, el recorrido por la Ruta 66 se podría dividir en dos partes claramente diferenciadas. Desde Chicago hasta Williams (Arizona) la ruta mantiene su esencia más pura, más original, alejada del turismo de masas. En cambio, a partir de Williams y hasta llegar a Los Ángeles, las tiendas, restaurantes y moteles parecen creados ex profeso para atraer a los viajeros (los cuales abundan), siendo bastante diferentes de cómo debió ser la ruta en sus momentos de esplendor. 
Naturaleza impresionante en el Malpaís, Nuevo México.
Los más puristas no dudarían en recorrer la Ruta 66 en su totalidad, desde Chicago hasta Los Ángeles, aunque la cercanía a puntos de interés con fama internacional (Gran Cañón del Colorado, Las Vegas…) hacen prácticamente inevitable que nos desviemos a conocerlos.
Tomando el sol en la cima de Yosemite Falls, en el Parque de Yosemite.
Así pues, en nuestro recorrido obviamos algunos tramos de la Ruta 66 para poder visitar estos lugares; asimismo, no realizamos el tramo californiano de la Ruta puesto que nos desviamos hacia el norte para recorrer toda la costa de California de norte a sur. (Ver ruta completa en el post correspondiente).
Imagen mítica de Monument Valley.
En cuanto a la Costa Oeste de los EEUU, el cambio con respecto al resto de la ruta es marcado. Atrás quedan vastas llanuras despobladas y tierras desérticas; entramos en el estado más rico de los EEUU donde, además de interesantes parques nacionales podemos visitar algunas de las ciudades más icónicas del país.

El grandioso Gran Cañón.
Como podéis comprobar, se trata de un viaje muy completo, así que antes de describirlo al detalle, vamos a hablar un poco de los preparativos.
Surrealistas formas y colores en Antelope Canyon, Arizona.
 

PREPARATIVOS PARA LA RUTA 66 Y COSTA OESTE DE EEUU

Vuelos: viajar a Estados Unidos desde Europa hoy en día es fácil y cada vez más barato. Existen numerosas conexiones directas desde Madrid y Barcelona a Chicago aunque, con frecuencia, hacer escala en otras ciudades de EEUU puede rebajar el precio. En nuestro caso hicimos Barcelona – Fort Lauerdale – Chicago para la ida y Los Ángeles – Barcelona para la vuelta (557€ por persona i/v). Generalmente los vuelos cuestan entre 500 y 700€, pero de vez en cuando se encuentran ofertas por poco más de 400.
Vacunas/salud: no viajamos a un destino exótico, así que no se requiere ninguna vacuna especial. Sin embargo, la sanidad allí es privada y muy cara, por lo que debemos llevar un buen botiquín y contratar un buen seguro por lo que pudiera pasar.
Uno de los momentos más divertidos del viaje fue visitar una réplica de Springfield, en el parque temático de Universal Studios
Época del año para viajar: evitar verano (por temperaturas extremas y exceso de turistas en algunos lugares), así como el invierno, en el que nos podemos encontrar nevadas, carreteras heladas y temperaturas realmente gélidas. Viajar entre abril y junio o entre septiembre y noviembre nos parece lo más recomendado.
Documentación: además del pasaporte debemos rellenar el ESTA, el cual se puede hacer por internet. https://esta.cbp.dhs.gov/esta/ . Para conducir por EEUU necesitamos, además de nuestro carnet, el carnet de conducir internacional, el cual es muy sencillo de obtener (info en https://sede.dgt.gob.es/es/tramites-y-multas/permiso-de-conduccion/permiso-internacional/).
Imagen icónica de San Francisgo: el Golden Gate Bridge.
Guías de viaje: no encontramos ninguna guía (de las habituales) en castellano que hablara en detalle de la ruta. Sin embargo, el libro Route 66: mi sueño y pasión, de Víctor Muntané, a pesar de no ser una guía de viaje como las que utilizamos habitualmente, nos ayudó muchísimo. También llevamos la Guía Azul, EEUU Costa Oeste, que incluía una pequeña parte de la ruta y los lugares más interesantes de la Costa Oeste.
Enchufes: recordad que para viajar a Estados Unidos necesitaremos adaptador, y probablemente más de uno (cámara, móvil, etc…).
¿A alguien no le suena este cartel?
Dinero: en Estados Unidos se utiliza el dólar, que tiene un valor algo inferior al euro (1€~1,2$). Aunque los ciudadanos estadounidenses están muy habituados a llevar grandes fajos de dinero encima, en todos los lugares aceptan el pago con tarjeta.
Seguro: es imprescindible, más que nunca, el seguro de viajes para viajar a EEUU. Su sanidad es privada y carísima, y cualquier problema banal nos puede suponer un gasto de miles de euros. Como siempre, recomendamos viajar con un buen seguro de viajes. En nuestro caso nos costó unos 115€ por persona.
* Si tenéis pensado viajar, recomendamos un seguro. Haciendo clic aquí podréis obtener un descuento del 5% si lo contratáis con Mondo.
Alucinante estampa otoñal en la zona de Mammooth Lakes, California.
Alojamientos: los moteles de carretera son la mejor opción para realizar la Ruta 66. A pesar de la fama que se les otorga en las películas de Hollywood, nos parecieron, en general, bastante limpios, confortables y seguros.
Alquiler del coche: una gran parte del tiempo en nuestro viaje lo dedicamos a recorrer millas en nuestro coche. Haremos un post detallado sobre el alquiler de coche y cómo conducir por EEUU.
Uno de los típicos y antiguos moteles de carretera de la Ruta 66.
Ropa y material: recorremos un país más grande que Europa, así que vamos a disfrutar/padecer situaciones meteorológicas muy dispares. Nuestras mochilas fueron llenas como casi nunca pero, una vez allí, no echamos en falta nada. La lista completa fue:
-    Mochilas grandes (55 litros).
-    Mochila plegable e impermeable multifunción.
-    Ropa interior.
-    Camisetas
-    3 pantalones largos (de trekking/mallas).
-    2 pantalones cortos
-    Abrigo “plumas”.
-    Forro polar.
-    Chubasquero.
-    Chanclas.
-    Botas trekking.
-    Zapatillas.
-    Pijama.
-    Bañador.
-    Toalla súper absorbente.
-    Botiquín.
-    Frontal.
-    Cámara de fotos con cargador y baterías de repuesto.
-    Cámara de acción y cargador.
-    Teléfono móvil y cargador.
-    Libreta y bolígrafos (para nuestro diario).
-    Guías de viaje.
-    Reloj GPS (para excursiones por montaña).
-    Adaptador enchufes.
-    Prismáticos.
-    Pasaporte.
-    ESTA.
-    Carnet de conducir internacional.
-    Guantes.
-    Almohada hinchable para el cuello.
-    Paraguas.
-    Monedero oculto tipo cinturón (sí, nuestra querida riñonauer).
-    “Pen” con música para el coche (¡esto parece tontería pero no lo es!).
-    Papeles impresos con la ruta y las reservas.
-    Bolsa ropa sucia.
-    Fiambreras + taza aluminio + navaja + cubiertos de plástico.
En el punto más bajo de norteamérica, Badwater Basin, a 85 metros bajo el nivel del mar.
Una vez tenemos una pequeña idea de la Ruta 66 y la Costa Oeste de Estados Unidos, con todos los preparativos a punto, estamos listos para adentrarnos en los detalles de este fantástico viaje. En las próximas entradas iremos desgranando, uno a uno, todos los consejos, secretos y experiencias en la Mother Road. ¿Nos acompañáis?
En Santa Mónica finaliza la Ruta 66 y acabó nuestro viaje. Os invitamos a leer las siguientes entradas para conocer todos los detalles.

Te puede gustar...

0 comentarios