¿Quiénes somos?

Paula

En Trinidad, Cuba.

Me llamo Paula, tengo 29 años y soy pediatra. Aunque soy de Zaragoza, ahora vivo en Barbastro. Me gusta la música, comer, leer, la montaña, mi trabajo, y VIAJAR.
Mi primer gran viaje, y el que despertó mi pasión viajera, fue a Nicaragua, donde estuve 2 meses con una beca. Desde entonces no he parado de viajar por los cinco continentes. Cuando viajo me siento libre, soy feliz.
Yo soy la que se encarga de la preparación del viaje y organización de la ruta. Me encanta investigar sobre el próximo destino, siento que desde entonces ya ha comenzado el viaje.

Pedro

Valle del Francés, Parque Nacional de las Torres del Paine, Chile.

Me llamo Pedro y soy de Binéfar (Huesca). Me dedico a la hematología (sí, sí, médico de la sangre) y me encanta mi profesión. 
Viajar aporta experiencias, conocimiento y otros puntos de vista de la realidad, por lo que me apasiona. No creo que haya nada más enriquecedor que una conversación con una persona de la otra punta del mundo. 
Disfruto con el rock’n’roll, el deporte, la comida y la cerveza bien fría; pero lo que realmente me enamora es la montaña. Recorrer los pueblos y las montañas del Pirineo Aragonés, comprendiendo su cultura y disfrutando de sus paisajes es lo que me hace más feliz. 

 

Con botas y mochila

Deadvlei, Namibia, mayo de 2018.

A Paula le gustaba viajar, a Pedro le gustaba viajar. Y, desde que nos conocimos, esas ganas de viajar se multiplicaron. Así, pronto comenzaron a surgir ideas de nuevos destinos y rutas por el Pirineo.

Como todo el mundo, la mayor parte de la información que obteníamos provenía de blogs. Gente que, de manera desinteresada, compartía sus vivencias e información de primera mano tras recorrer países de todo el mundo. Gente que nos lo ponía un poco más sencillo a los que nos queríamos lanzar a la aventura.

En agradecimiento, y con la idea de compartir nuestros viajes, animar a los demás y ayudarles en sus futuros viajes, decidimos, en pleno verano de 2016, comenzar este blog. 

Porque hay demasiadas cosas ahí fuera como para quedarse sentados. Demasiadas montañas, gentes, playas, sonrisas, ríos, historias, paisajes y miradas. Y porque basta poco más que unas botas para salir a descubrirlas, y una mochila para llenarla de recuerdos.

Bienvenid@s a Con Botas y Mochila.