Blog de viajes y montaña
 
Alojamientos en Grecia: ¿dónde dormir?

Alojamientos en Grecia: ¿dónde dormir?

Una parte muy importante a la hora de organizar un viaje es la elección de los alojamientos. Suponen un notable gasto, a tener en cuenta a la hora de calcular nuestro presupuesto, y siempre intentamos buscar la opción de las “3 Bs” (bueno, bonito y barato).
En un viaje a Grecia las opciones de alojamiento son muy diversas, desde algunos hostels para mochileros en las principales ciudades hasta lujosas villas (miles de euros por noche mediante) en la Isla de Santorini, pasando por coquetos apartamentos bien situados a hoteles modestos pero con todo lo necesario.
A la hora de buscar dónde alojarnos en Grecia optamos, como siempre y en la medida de lo posible, por hoteles más familiares, sencillos pero cómodos y bien situados. Y, lo cierto, es que estamos bastantes contentos con nuestra elección. ¿Nos acompañas a saber un poco más?

Mejores zonas para alojarse en Atenas

Atenas es una vasta ciudad, muy turística y repleta de bares, restaurantes y alojamientos. La mayor parte de ellos se concentran en los turísticos barrios de Plaka, Monastiraki o los alrededores de la Plaza Syntagma, que suelen ser los lugares más recomendables para alojarse. No sólo por ser los barrios más agradables y con buen ambiente, sino porque en ellos se encuentran la mayor parte de las atracciones turísticas.
Además de hostels para mochileros, con habitaciones compartidas y precios económicos, existe una amplia oferta de pequeños hoteles, apartamentos y grandes hoteles de lujo.
Por el contrario, los alrededores de la Plaza Omonia (sobre todo al norte y al oeste) y el barrio de Metaxourgeio, se desaconsejan por tratarse de zonas relativamente peligrosas.
En nuestro caso encontramos un pequeño apartamento en el Barrio de Plaka, muy cerca de la entrada de la Acrópolis, y nos pareció una localización perfecta, llena de bares y restaurantes y con mucho ambiente.

Si te alojas en el barrio de Plaka encontrarás incontables restaurantes y bares.

Nauplio: Messini Pension

La primera noche en nuestro viaje a Grecia la pasamos en la localidad de Nauplio. Su casco antiguo es precioso y muy agradable para recorrerlo andando.
El Messini Pension se encuentra en pleno casco antiguo, siendo un hotel familiar, sin grandes lujos pero con todo lo necesario para una confortable estancia en Nauplio. Desayuno incluido (bueno), con opción de disfrutarlo en su agradable terraza.
Carece de aparcamiento, aunque a menos de cinco minutos andando se encuentra el parking del puerto, gratuito.
Precio: 65€.
Lo mejor: ubicación.
Lo peor: habitación algo pequeña.
Nota: un 8,5.

Delfos: Hotel Orfeas

La pequeña población de Delfos, situada junto al excelente sitio arqueológico homónimo, aunque quizá no tiene el ambiente turístico de otras poblaciones más visitadas, ofrece unos cuantos hoteles y restaurantes.
En nuestro caso elegimos el Hotel Orfeas, situado en la parte alta del pueblo, a apenas cinco minutos andando de la calle principal, en que se encuentran la mayor parte de los restaurantes.
Se trata de un hotel pequeño y familiar, con habitaciones amplias aunque con aspecto algo anticuado, en las que destacan unas pequeñas terrazas con espectaculares vistas al valle.
Desayuno incluido, aunque muy sencillo.
No tiene aparcamiento propio, aunque no resulta nada difícil encontrar algún hueco junto a la puerta del hotel.
Precio: 31€.
Lo mejor: vistas desde la terraza.
Lo peor: algo anticuado.
Nota: 7,5.

Meteora (Kastraki): Kastelia

Si se desea pasar alguna noche en la zona de Meteora, se puede elegir entre la pequeña localidad de Kastraki (más cercana a los monasterios, con unos pocos restaurantes y bares) y Kalambaka (ciudad principal, con más servicios). En nuestro caso optamos por Kastraki, nos pareció más tranquila, agradable y bonita.
Encontramos los excelentes apartamentos Kastelia, situados prácticamente bajo las grandes moles rocosas, con bonitas vistas y muy cerca de la calle principal de la localidad.
Se trata de unos apartamentos modernos, amplios y con todo lujo de detalles, muy cuidados.
Aunque carecía de microondas (lo que nos pareció algo raro, puesto que no cuestan mucho dinero), tiene todo lo necesario para cocinar y poder desayunar, comer o cenar allí.
Aparcamiento en la entrada, con acceso algo difícil (calle estrecha, en cuesta) pero plazas amplias.
Precio: 57€ por noche (114€ en total).
Lo mejor: el apartamento en sí, nuevo y limpio.
Lo peor: el propietario nos dio las llaves y no volvimos a verlo. No nos facilitó información ni nos aconsejó sobre qué hacer o dónde comer en la localidad.
Nota: un merecido 9,5.

Atenas: Plaka Boutique Appartments

En Atenas teníamos muy claro que dábamos prioridad a una buena ubicación, aunque ello supusiera un ligero incremento en nuestro presupuesto. Así, encontramos un apartamento en AirBnb que se encontraba junto a la parada de Metro de la Acrópolis, a tan solo unos metros de la entrada al monumento, en una zona repleta de bares y restaurantes, con buen ambiente.
El apartamento en sí era muy amplio y con todo lo necesario, aunque estaba algo anticuado y la televisión que tenía no se podía conectar a la antena (por tanto, no se podía ver nada).
No tuvimos contacto con los propietarios (las llaves se recogían, mediante una contraseña, en una puerta cercana), por lo que no pudimos obtener información ni consejos sobre las visitas o restaurantes.
*Reservado a través de AirBnb, no confundir con los Plaka Boutique Appartment que se ofertan en otras plataformas (más lujosos y caros).
Precio: 67€ por noche (201€ en total).
Lo mejor: excelente ubicación, inmejorable.
Lo peor: anticuado.
Nota: se merece un 8.

Milos: Plaka Queen Room

Nuestra visita a Milos fue de lo que más nos gustó, siendo un remanso de paz y calma en el que pudimos disfrutar del sol y la gastronomía griega. Y el alojamiento que pudimos disfrutar fue el ideal para nuestra estancia, un pequeño “capricho” que nos dejó un excelente sabor de boca.
Se encuentra en el corazón de la población de Plaka, una de las más coquetas y con buen ambiente de bares y restaurantes (de imprescindible visita para cenar allí).
El Plaka Queen Room son pequeñas habitaciones, aunque bien equipadas con nevera, máquina de café, y todo lujo de detalles (toallas para la playa, sombrilla, etc.). No son verdaderos apartamentos, son más bien habitaciones de hotel pero sin recepción ni zona común (salvo una terraza en la planta superior con excelentes vistas).
Habitación pequeña pero con cama muy grande y cómoda, excelente limpieza.
La dueña, simpática y agradable, nos dio mucha información y, literalmente, decenas de recomendaciones sobre visitas imprescindibles y sitios para comer y cenar en Milos.
Dado que el alojamiento se encuentra en las estrechas callejuelas de Plaka, hay que dejar el coche en las afueras de la población. El acceso en coche se cierra por las tardes, salvo para residentes o quienes tengan alojamiento allí (la dueña facilita el mando de control remoto para abrir la valla de un aparcamiento en la entrada de la población).
Precio: 82€ por noches (328€ en total).
Lo mejor: su ubicación.
Lo peor: habitación algo pequeña, por decir algo.
Nota: un 9.

Santorini (Oia): Anemomilos Hotel

Encontrar alojamientos a precios razonables en la isla de Santorini es una ardua labor. Lo que más se estila son hoteles boutique y lujosas villas que sólo son aptas para presupuestos más generosos. Pero, buscando bien, existen algunos hoteles más modestos (¡y no por ello malos hoteles!) que se encuentran a pocos metros de las localidades más turísticas (pero fuera del centro de las mismas) y que ofrecen opciones cómodas, agradables y a precios moderados.
Es el caso de Anemomilos Hotel, situado en la carretera que une Fira con Oia, a tan solo unos metros de la entrada de esta última. Cuenta con espectaculares villas con vistas a la caldera, pero también tiene un hotel al uso al otro lado de la calle.
Habitaciones grandes, limpias y cómodas; en nuestro caso con vistas a la piscina. Dicha piscina es un perfecto remanso de paz donde finalizar un largo día.
El desayuno es espectacular, destacando el yogur griego con pasas (o fruta).
En el propio alojamiento hay un restaurante, también muy recomendable y de precio adecuado.
Existe aparcamiento en el hotel, otro plus para el Anemomilos Hotel.
Los dueños nos ofrecieron una gran cantidad de información y de ayuda para organizar nuestra estancia en Santorini.
Precio: 96,25€.
Lo mejor: relación calidad/precio.
Lo peor: el restaurante no regala postre (por decir algo).
Nota: 9,5.

Pues este es el resumen de los alojamientos de nuestro viaje a Grecia. Pronto comenzaremos a detallar la ruta por este fascinante país, pero antes queremos explicar nuestra experiencia conduciendo por Grecia. Pero eso, ya sabes… ¡lo contaremos en la próxima entrada del blog!

¡Nos vemos en la próxima entrada del blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.