Blog de viajes y montaña
 
Alquilar furgoneta y conducir por Islandia

Alquilar furgoneta y conducir por Islandia

Lo adelantábamos en entradas previas del blog: alquilar una furgoneta camperizada para recorrer Islandia es una de las mejores opciones de conocer el país. Permite moverse con total libertad, adaptando la ruta a las necesidades del viajero y en función de la siempre imprevisible meteorología; por otro lado, supone una manera relativamente económica de viajar por Islandia por el consiguiente ahorro en alojamientos que supone.
En esta entrada del blog te contamos nuestra experiencia alquilando una furgoneta para recorrer Islandia y algunas peculiaridades de la conducción por dicho país. ¿Nos acompañas?

¿Te animas a acompañarnos por estas carreteras?

Furgoneta, autocaravana o turismo normal. ¿Qué elegir?

Una de las primeras decisiones que quizá se deban tomar a la hora de organizar un viaje por Islandia es la manera de moverse por allí, puesto que va a condicionar en gran medida el resto de preparativos.
Así, quienes opten por alquilar un vehículo normal deberán buscar alojamientos a lo largo de la ruta para poder pasar las noches. Si bien la oferta es notable y, sin duda, de excelente calidad, lo cierto es que los albergues/hostales/hoteles en Islandia suponen un fuerte desembolso que puede superar, con facilidad, los 150€ por noche.
Otra opción es alquilar una autocaravana. Combina la libertad de moverse al ritmo que se desee con cierta comodidad, al disponer estos vehículos de todo lo necesario para poder dormir y hacer vida dentro de ellos. Se trata de vehículos de tamaño medio/grande y que, en condiciones ventosas (habituales en Islandia) van a requerir de precauciones extra. El precio, como se puede suponer, resulta elevado, superando tranquilamente los 250 o 300€ por día.

Existen diversas maneras de recorrer Islandia. Las carreteras, como se puede ver en la foto, están bastante bien.

La opción que nosotros elegimos y que parece ser la más popular en Islandia es la de alquilar una furgoneta camperizada. Se trata de furgonetas de tamaño pequeño/mediano que han sido arregladas para poder utilizarlas como humilde alojamiento. Existen numerosas compañías que ofrecen este tipo de furgonetas, con diversos modelos, tamaños y comodidades. En general, tanto por la que alquilamos nosotros como por alguna que vimos de otras compañías, no tienen grandes lujos pero son una opción ideal para quienes pretenden moverse por libre con un presupuesto algo más ajustado. En temporada alta los precios parten de los 150-200€ por noche, en función del tamaño de la furgoneta.

Nosotros optamos por una furgoneta camperizada. ¡Y nos encantó la elección!

En nuestro caso reservamos con la compañía CampEasy; nos costó 2488,92€ el alquiler de 12 días. Teníamos una furgoneta de tamaño mediano, quizá un poco viejilla comparada con otras pero lo cierto es que nos resultó muy cómoda y tenía todo lo necesario para dormir y poder cocinar/limpiar. Sin duda, si volvemos a Islandia nos plantearemos realizar la ruta también en una furgoneta de este estilo.

Nuestros gastos en transporte. Como se puede ver, la furgoneta supone uno de los dispendios más importantes del viaje.

Alquilar furgoneta en Islandia: lo que debes saber.

Islandia es un destino que se ha puesto de moda en la última década y, como decíamos antes, muchos de quienes se acercan a conocerla la recorren en furgoneta camperizada. Existen infinidad de compañías que alquilan furgonetas, por lo que lo ideal es mirar bien en sus páginas web, comparando condiciones, precios y equipamiento de las mismas.
En general dichas compañías van enfocadas a un público relativamente joven, con un tono algo desenfadado pero, desde luego, con seriedad y todo tipo de explicaciones a la hora de enseñar las furgonetas. Eso sí: muchas de ellas exigen tener más de 20 años para poder alquilar la furgoneta y, además, en función de la edad y años de carnet de conducir el precio puede variar ligeramente.

Busca, compara y elige la que te parezca mejor: la oferta de furgonetas en Islandia es súper amplia.

Algunas de las cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir una furgoneta para recorrer Islandia son las siguientes:
Cambio automático vs manual: existen las dos opciones, siendo más frecuentes las de cambio manual. A elegir en función de la preferencia del conductor; revisando un poco los precios por encima parecen algo más caras las furgonetas automáticas. Nuestra furgoneta tenía cambio manual, a lo que estamos habituados.
4×4 vs tracción normal: se trata de un dato importante puesto que, en caso de desear adentrarse por las tierras altas de Islandia (lo cual no se hace en la mayor parte de las ocasiones), será preciso contar con un vehículo de tracción a las cuatro ruedas. Para realizar la típica ruta por la Ring Road, o incluso recorrer los fiordos del oeste, no es necesario. En nuestro caso realizamos la ruta completa por la periferia de la isla, incluyendo además los fiordos del oeste y la Península de Snaefellsnes; llevábamos furgoneta con tracción normal y no tuvimos ningún problema.

La mayor parte de las carreteras están en buen estado y se pueden recorrer con cualquier vehículo. No es así en las tierras altas, donde se requiere 4×4.

Calefacción/aislamiento: evidentemente, todas las furgonetas que se alquilan llevan calefacción para poder disfrutar de la furgoneta y dormir confortablemente sin pasar frío. También están perfectamente aisladas para mantener la temperatura adecuada. En nuestro caso la furgoneta llevaba una calefacción, alimentada con una batería adicional, que calentaba la furgoneta por la noche en pocos minutos y que, tras apagarla, mantenía una temperatura agradable durante la noche. Todo perfecto en este sentido.
Equipamiento: la mayor parte de las furgonetas vienen con colchón, sábanas, edredones nórdicos y todo el material de cocina necesario para realizar una ruta por el país. Conviene, no obstante, preguntar o informarse de ello antes, puesto que algunas compañías incluyen todo este material sólo de manera opcional. En nuestro caso la furgoneta ya llevaba todo lo necesario.
Mapas/GPS: hoy en día todos disponemos de aplicaciones en el teléfono móvil para poder orientarnos en un viaje. No obstante, hay algunas compañías de alquiler de furgonetas que incluyen una tablet a modo de GPS, en la que se puede obtener toda la información necesaria sobre el estado de las carreteras, conducción en Islandia, puntos de interés, y consejos/información sobre la propia furgoneta. En nuestro caso llevábamos una tablet con todo ello y le dimos muchísimo uso.

Tablet, móvil y guía de viajes: oficina a bordo de nuestra furgoneta.

Seguro: es de vital importancia contar con un seguro de coche lo más amplio posible a la hora de conducir por Islandia. La climatología en ocasiones extrema y las propias condiciones de la isla hacen que conducir por ella exija una serie de precauciones y que, por otro lado, implique algunos riesgos adicionales. Así, es importante verificar que el seguro que contratamos cubra la mayor parte de eventualidades, incluyendo los golpes de piedras (hay tramos de carreteras sin asfaltar, donde es más probable que alguna piedra lanzada por otro vehículo nos golpee). Importante: si no se dispone del vehículo adecuado (4×4) y se circula por carreteras F (las cuales vadean ríos, etc…) y se produce un percance, este no queda cubierto por el seguro y las reparaciones/rescate pueden sumar varios miles de euros.
Asistencia en carretera: todas las compañías ofrecen servicio de asistencia en carretera las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Informarse bien de cómo actuar ante cualquier incidencia en la empresa de alquiler.

Mejor asegurarse de que el vehículo alquilado está bien asegurado, por lo que pueda pasar. En nuestro caso, por fortuna, fue todo perfecto.

Conducir en Islandia: todo lo que debes saber

Vale, quizá en un primer momento conducir por Islandia, esa tierra de hielo y fuego, pueda parecer algo complicado, aventurado o incluso peligroso. Pero, lo cierto es que la mayor parte de las carreteras que conducen a los sitios turísticos están en excelente estado y, por tanto, la conducción es similar a la de cualquier otro destino. Adicionalmente, el tráfico es bastante escaso, por lo que en general podemos conducir con tranquilidad.
La mayor parte de las señales de tráfico, aunque estén escritas en islandés, son perfectamente entendibles puesto que el pictograma es igual al que conocemos en otras partes de Europa o es fácilmente deducible.
Pero, no obstante, conducir por Islandia tiene algunas peculiaridades, sobre todo debido a sus condiciones meteorológicas extremas. Es por ello que todas las empresas de alquiler ofrecen detalles, consejos y recomendaciones para una conducción más segura y cómoda por el país.

La mayor parte de señales se entienden a la perfección.

Algunos de los más importantes son los siguientes:
Carnet de conducir: suficiente con el permiso de conducir del país de origen (para ciudadanos de Canadá, EEUU y Europa); no es necesario el carnet de conducir internacional. En caso de ser de otros países, el permiso puede ser válido si tiene una foto del titular, no está caducado y está escrito con caracteres latinos; en caso contrario sí que sería necesario carnet de conducir internacional. No olvidar una tarjeta de crédito para la fianza y un documento de identidad (DNI o pasaporte).
Gasolina: no debemos preocuparnos por la disponibilidad de gasolineras a lo largo de nuestra ruta, puesto que estas son frecuentes y se encuentran en prácticamente cualquier localidad. Caso distinto son las tierras altas (la zona interior de Islandia), en que no hay gasolineras y, por tanto, hay que ir preparados con bidones de gasolina extra. El precio de la gasolina es elevado, en torno a los 2€ por litro; se puede pagar con tarjeta de crédito en todas las gasolineras. Se puede consultar el precio actual de la gasolina en todo el país en esta página web y un mapa detallado de todas las gasolineras en la imagen de aquí debajo.

Precios en 2021. Ahora algo más cara…

Luces: es obligatorio llevar las luces encendidas tanto por el día como por la noche.
Cinturones: lógicamente, obligatorio llevarlos.
Viajar con niños: los niños, al igual que en muchos países, deben viajar en asientos especiales hasta que midan más de 135 cm. Se puede contactar con la empresa de alquiler para ver si facilitan dichas sillas.
Uso de teléfonos móviles: el uso de teléfonos móviles mientras se conduce está totalmente prohibido.
Alcohol: el límite legal es bajísimo, por lo que (como siempre) mejor no probar ni gota si se va a conducir.
Límites de velocidad: en zonas urbanas 50 km/h, en carreteras de grava 80 km/h (recomendable circular mucho más lento) y en carreteras asfaltadas 90 km/h.

Periódicamente nos recordarán los límites de velocidad.

Animales en la carretera: sobre todo en primavera y verano es posible encontrarse ovejas cerca de la carretera. Al paso de los vehículos su comportamiento puede ser impredecible, por lo que conviene aminorar la marcha y prestar atención a sus movimientos. En algunas zonas, que suelen estar señalizadas, puede haber pájaros en la carretera: tomar el mismo tipo de precauciones.

Precaución: aves en la carretera.
Unos pocos metros más allá (literalmente). Las señales no mienten.

Señal Malbik Endar: significa que vamos a entrar en un tramo sin asfaltar. Prestar atención porque, en caso de ver esta señal, significa que seguro vamos a encontrar gravilla en la carretera con el consiguiente riesgo de perder el control del vehículo y/o golpear/ser golpeado por alguna piedra. Disminuir velocidad y aumentar la distancia entre vehículos.
Señal Blindhaed: cambio de rasante. Extremar precaución puesto que, en algunos casos, los cambios de rasante pueden ser bastante bruscos.
Rotondas: quien circula por el carril interior de la rotonda tiene prioridad (a diferencia de muchos otros países), por lo que es preciso estar atentos.
“Ring road”: la principal carretera de Islandia recorre la periferia del país y tiene una longitud total de 1339 km. Está asfaltada en su práctica totalidad, salvo algún pequeño tramo en la parte este. Tiene un mantenimiento exquisito, lo que no implica que en época invernal pueda tener tramos cerrados temporalmente o que requieran de precauciones especiales.

La Ring Road recorre toda la periferia del país y está bien cuidada.
Para visitar algunos lugares turísticos lo haremos por carreteras de tierra. Es preciso conducir con más cuidado por allí.

F-roads: las carreteras de las tierras altas de Islandia son, realmente, caminos de grava poco cuidados, que sólo se pueden transitar con vehículos 4×4. En muchas zonas no hay cobertura telefónica, no hay gasolineras durante centenares de kilómetros y puede ser preciso vadear ríos durante el camino. Es por ello que plantearse conducir por las tierras altas de Islandia requiere de una preparación específica (no sólo por el tipo de vehículo): ropa de abrigo, combustible, comida y bebida… Se recomienda no viajar un sólo vehículo (aconsejable ir un convoy de dos vehículos al menos) y, en caso de tener que cruzar un río, siempre comprobar la profundidad del mismo (no debería ser más de la altura de la rodilla), atravesarlo con una marcha baja, cruzar siguiendo una diagonal río abajo… En caso de optar por transitar por las F-roads no está de más pedir información detallada en la empresa de alquiler de vehículos.
Conducción off-road: está totalmente prohibido en Islandia conducir fuera de pistas o carreteras. Las multas pueden ser ciertamente elevadas.
Aparcar para tomar fotografías: los paisajes que se disfrutan mientras se conduce por Islandia son espectaculares. Sin embargo, no conviene distraerse al volante y, en caso de encontrar algún sitio que se quiera contemplar con calma lo mejor es estacionar el vehículo. No obstante, es preciso encontrar algún lugar apartado de la carretera, puesto que está prohibido (y es sumamente peligroso) detenerse en la misma incluso aunque nos encontremos en una zona de buena visibilidad.

Siempre que queramos detenernos a tomar fotografías debemos hacerlo estacionando fuera de la carretera.

Climatología y conducción: como hemos repetido en varias ocasiones, las condiciones meteorológicas en Islandia pueden ser extremas. Desde otoño hasta primavera puede haber nieve/hielo en las carreteras, por lo que es preciso verificar que los neumáticos que tiene nuestro vehículo son aptos para dichas condiciones. Sin embargo, los mayores problemas para la conducción en Islandia son los derivados del viento. Con vientos superiores a 80 km/h (algo nada raro en Islandia, sobre todo en meses invernales) conducir se torna realmente peligroso puesto que una racha fuerte de viento nos puede hacer salir de la carretera. En esta página web se pueden ver las condiciones de viento en tiempo real, de cara a poder organizar la jornada de viaje. Con respecto al viento, hay que tener especial cuidado a la hora de aparcar (siempre con la parte frontal del vehículo de cara al viento) y al abrir las puertas (siempre aguantarlas con las dos manos, abrirlas siempre hacia el viento puesto que en sentido contrario las puertas podrían llegar a romperse o producirnos daños de consideración).

Es sencillo que las condiciones meteorológicas no sean las ideales. Al conducir, sobre todo por pistas de tierra, conviene prestar atención.
De otoño a primavera es probable encontrar nieve/hielo en la carretera. En verano, como fue nuestro caso, las carreteras estaban limpias.

Cruce de puentes: incluso en la carretera principal puede ser que los puentes sean de un solo carril. La velocidad máxima en dichos lugares es de 50 km/h; quien llega primero al puente tiene preferencia.

Llegando a uno de los puentes de tan solo un carril.

Aparcar en Reykjavik: moverse por la principal ciudad de Islandia es relativamente sencillo; aparcar quizá no tanto puesto que la mayor parte de los aparcamientos son de pago. Los más cercanos al centro pueden costar casi 2€ por hora; alejándose un poco el precio baja a más o menos la mitad. En general se paga desde las 08:00 hasta las 16:00h, aunque en algunos aparcamientos el horario puede ser de 09:00 a 18:00 h. Se puede pagar con tarjeta en todos ellos.

En los lugares turísticos resulta sencillo aparcar. En Reykjavik, la capital, no tanto.

Para saber el estado, en tiempo real, de las carreteras en Islandia puedes encontrar toda la información en esta página web.
Más información en www.road.is, www.drive.is y www.safetravel.is; así como en este vídeo.

Esperamos que todo esto te sirva de ayuda a la hora de alquilar tu furgoneta y conducir por Islandia. Ahora nos queda salir a descubrirla, por lo cual vamos a detallar nuestra ruta por este espectacular país. Pero eso, ya sabes… ¡lo contaremos en la próxima entrada del blog!

¿Preparado/a para recorrer Islandia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *